¿Las facultades de las que se habla en la figura o el principio conocido como ultra o extra petita, son exclusivas del juez laboral de primera y única instancia?

0
71

El principio de ultra y extra petita,  es la figura por medio de la cual el Juez, puede conceder en un fallo emitido, más de lo solicitado por el trabajador en las pretensiones de la demanda.

Ahora bien, teniendo en cuenta la síntesis planteada con anterioridad, podremos iniciar con el análisis concreto de la pregunta que nos ocupa, siendo importante resaltar en primera medida, que esta figura es facultad discrecional del juez, el cual encontrando los fundamentos necesarios ajustados a derecho, podrá determinar si es procedente conceder más de lo solicitado por el trabajador, teniendo en cuenta, que  prevalece las condiciones justas para ello  y bajo los supuestos sometidos a consideración, determina una condición más beneficiosa.

El Juez, en su facultad discrecional, define si el trabajador se encuentra renunciando a  derechos mínimos irrenunciables y teniendo claro este hecho, procede, accionando el principio de ultra y extra petita. Respecto al tema en concreto, la sala laboral de la honorable Corte Suprema de Justicia, en sentencia 43673 del 21 de agosto de 2013, manifestó que: “solo el juez que conoce en primera instancia el proceso, está facultado para conceder salarios, prestaciones o indemnizaciones más allá de las pedidas o diferentes a las solicitadas, cuando los hechos en que se originen se encuentren debidamente discutidos y probados dentro del juicio”.

Con ello lo que se busca es respetar el derecho al debido proceso y defensa, buscando a su vez evitar a toda medida vulnerar el principio de no reformatio in pejus, todo ello encaminado a concluir, que si estuviera en cabeza del juez de segunda distancia accionar la figura de ultra y extra petita, es posible encontrar incongruencias en la providencia emitida por dicho juez, ya que sería disonante con las pretensiones de la demanda inicial.

Dra. Paola Páez.