Los exámenes ocupacionales como estrategia de mitigación de la emergente aparición de enfermedades laborales

0
79

En cuanto la realización de los exámenes médicos ocupacionales, que se presumen deben ser practicados a los trabajadores tanto a su ingreso como de manera periódica (sujeto a la actividad) y al finalizar el vínculo laboral; hay que resaltar, que este es el medio idóneo por medio del cual como empleadores podemos evaluar de manera directa la condición médica del candidato para la ejecución de las funciones para las cuales se quiere contratar y así mismo evitar de algún modo perjudicar la salud del candidato al igual que los intereses del empleador quien busca suplir alguna necesidad de la sociedad.

Así mismo, por medio de los exámenes ocupacionales periódicos, se puede mantener informado y actualizado al Comité Paritario de la Seguridad y la Salud en trabajo sobre la posible aparición de padecimientos por parte de los trabajadores de algún tipo de enfermedad sin perjuicio de que sea de origen común o profesional para así tomar las acciones pertinentes en aras de reducir la afectación en la salud que pueda generar la función laboral y poder determinar con exactitud los casos en los que se presume una debilidad manifiesta y en consecuencia la garantía de la estabilidad laboral reforzada, pues al contar con esta información es mucho más simple evaluar el panorama legal que recae sobre cada particular y así dar un manejo ajustado a derecho.

Por último, se tendrá los exámenes médicos ocupacionales de egreso, los cuales no son menos importantes y más cuando son ordenados taxativamente por la ley, toda vez que a través de ellos como empleadores podemos establecer el estado médico con el cual termina el trabajador al finalizar el vínculo laboral, desvirtuando a futuro cualquier intento de reintegro por estabilidad laboral o cualquier tipo de reclamación administrativa en relación al padecimiento de alguna enfermedad derivada del servicio prestado.